Incondicionalmente siempre

By 20 junio 2019 enero 7th, 2021 QualityBlog

De repente, se cruza una mirada, un gesto, una sonrisa y algo se despierta en su interior. ¿Nos habremos conocido antes? ¿Tenemos amistades en común? ¿Estudiamos en el mismo colegio cuando éramos jóvenes? Ante la negativa de todo, sólo había una respuesta: El destino.

Descubres que esa persona estará siempre allí, en tu vida, sin explicaciones, desde el silencio, desde la locura. Con la mejor de las sonrisas y con los llantos más sinceros. Compartir momentos, recuerdos, sueños, inquietudes y aprendizajes. Eso nos permite seguir adelante.

A menudo queremos explicar muchas cosas. En otras ocasiones, no encontramos las palabras adecuadas. Pero saber acompañar un silencio nos permite estar más cerca.

«Desde la esencia, equivocarse es un derecho y rectificar una virtud«

Desde aquí aprendí a vivir, a querer. A darme cuanta de que no importan ni las consecuencias ni las decepciones, porque desde la esencia, equivocarse es un derecho y rectificar una virtud.

Querer desde la incondicionalidad no es querer a ciegas. Es hacerlo con los ojos bien abiertos, con respecto, aceptación, integridad, apoyando las decisiones y acompañando en los momentos más complejos.

Ninguna persona es perfecta. Y en la imperfección está la curiosidad de seguir conociéndonos.

Podemos hablar de aquellas personas que han marcado, de aquellas que sentimos más cerca que nunca o las que nos faltan aún por formar parte de nuestra vida.

Deja una respuesta

5 × 5 =