Acompañamiento para las personas con patologías, sus familias y sus cuidadores

Ninguna persona deja de ser ella misma por el hecho de tener una patología. Por eso, es necesario aprender a gestionar las emociones en circunstancias complejas.

Aprender a escuchar y acompañar sin prejuicios, respetando el tiempo y el espacio de cada uno. Saber cómo cuidar a los demás, pero también de ti mismo. Pensa en la persona, en el entorno, en los cuidadores y el personal sanitario.

Todas las emociones vividas alrededor de una patología son válidas, necesarias e importantes, pues nos ayudan a crecer como personas. Pero es mejor no hacerlo solos y mejorar nuestra gestión emocional.

Nuestros programas de acompañamiento y apoyo emocional

No existen dos patologías iguales. Por eso, nuestros programas están centrados en cada una de ellas para crear espacio donde tienen cabida todas las emociones y donde aportamos herramientas para aprender a gestionarlas.

 

Además, en todos los programas participa personal sanitario para dar respuesta a las inquietudes de cada uno.

 

  • Enfermedades degenerativas
  • Enfermedades minoritarias
  • Enfermedades terminales, muerte y luto
  • Oncología
  • Cuídate para cuidar: Acompañamos al cuidador

¿Con quién trabajamos?

  • Centros sanitarios: Hospitales, centros de atención primaria, consultorios locales, centros sociosanitarios y centros de atención a la salud mental.
  • Fundaciones.
  • Asociaciones.
  • Residencias.
  • Centros socioculturales.

Queremos hacer todo lo posible por acompañarte. Si tienes alguna propuesta, no dudes en hacerla. Nos adaptamos a todas las situaciones.

Contacto

Historias de vida y superación

“QOFL me aportó herramientas y puntos de vista muy diferentes. Pude compartir mi vivencia y darme cuenta de que tenía que aprender a dar tiempo y espacio a mis emociones. Y que cuidar de una persona con una patología también implica cuidarme y dejarme cuidar.”

“QOFL me ha abierto los ojos. Mirar a mi hermana y seguir viendo su sonrisa y sus ganas de vivir en lugar de ver a una hermana en una cama sin moverse. Gracias por ayudarme a mirarla con los ojos que se merece. Gracias por apoyarnos y ayudarnos a recuperar el mejor lenguaje, el amor.”

“QOFL apareció un día en mi vida, un regalo de cumpleaños de mi hija. Y… Tras casi 2 años recuerdo como fui llenando mi primera caja de herramientas con recursos y emociones, sueños y proyectos… Hoy en día puedo decir que he aprendido a vivir el día a día y de cada instante. He tenido el acompañamiento médico y a la vez al equipo de QOFL que me ha apoyado durante todo el proceso. ¡Gracias por saber estar con la esencia de QOFL!”

“Gracias Gemma por darme la mano, apretar fuerte y decirme: “Deja salir toda la tristeza y la rabia, tienes todo el derecho, yo estoy a tu lado”. Cuando vas a dar a luz a un hijo muerto, y la frase que más escuchas es: “No pasa nada, tendrás otro” el mundo se te cae encima. Y tu, Gemma, me miraste a los ojos y me dijiste: “Un luto requiere siempre un tiempo y yo estaré a tu lado para darte tiempo y espacio para poder expresarte”. Gracias porque contigo he aprendido a pedir ayuda, a llorar sin sentirme juzgada, a darle un espacio a mi corazón sin miedo y sobretodo a vivir sin culpa”.

“Recuerdo el primer día que nos vimos delante del Hospital Clínic. Tenía hora con el médico, iban a determinar mi tratamiento, y tu llegaste antes, me miraste a los ojos y me dijiste: “Yo estoy aquí”. Entré nerviosa y, a la vez, con fuerza (la tuya). Al salir, me pusiste la mano en el hombro y tus palabras fueron: “Caminaré a tu lado, en silencio, en la sombra o “Te doy las gracias por acompañarme en una de las etapas más difíciles de mi vida. Vivir, valorar y aprender de cada momento. Con QOFL, encontré a un equipo de profesionales con quién hablar sin ser juzgada, que me ayudaron a controlar los sentimientos de angustia y las distintas emociones. Siempre estaré agradecida.”

como tu lo necesites”. Y llorando, emocionada por lo que estaba escuchando, nos abrazamos. Gracias Gemma por acompañarme y dejarme ser yo sin juzgar.”